Ir al contenido principal

El Arte se Muere (Y Parece Que A Nadie Le Importa)


Me acuerdo cuando pasé por aquella galería. Cerrada. Un cartel de "Se alquila" ocupaba el escaparate donde antes se exhibían obras que te hacían detenerte en seco en la acera. Me quedé ahí plantado un buen rato, sintiendo una mezcla de rabia y tristeza, preguntándome: ¿Cómo hemos llegado a esto?

No es solo esta galería. Es como si el arte estuviera desapareciendo de nuestras vidas y lo peor es que parece que a nadie le importa absolutamente nada. Mis amigos no saben quién es Franz Kline, y cuando a mí familia les hablo de Cy Twombly, me miran como si les estuviera contando una aparición extraterrestre.

El otro día, en una comida familiar, intenté sacar el tema porque me preguntaron que tal iba mi trabajo, y me interrumpieron para hablar de una serie de Netflix. Mi hermana estaba demasiado ocupada revisando Instagram. Y mis padres...bueno, ellos simplemente asintieron con la cabeza, como diciendo "ya está otra vez este con sus cosas de arte", y pasaron a otro tema.

¿Qué nos está pasando como sociedad? Hemos cambiado los museos por centros comerciales, las exposiciones por stories de 15 segundos. El arte, ese que nos hacía pensar, sentir, soñar... se está convirtiendo en un fósil ante nuestros ojos, ante nuestra actitud cada vez más pasiva. Los museos, antes santuarios de contemplación y reflexión, ahora luchan por atraer visitantes más allá de los turistas ocasionales armados con palos selfie, y encima el gobierno de turno nos intentará vender datos de asistencia a los museos que son irreales. No me los creo, porque yo con mis propios ojos veo que es lo que está pasando.

Y no me vengáis con que es cosa de la crisis o de que hay cosas más importantes, siempre ha habido crisis, guerras, problemas...pero el arte siempre estuvo ahí, ayudándonos a procesarlo todo, a darle sentido al caos, intentando mostrarnos otra perspectiva y una explicación asertiva de nuestra actualidad y realidad. Sin arte, perdemos nuestra capacidad de cuestionar, de imaginar alternativas, de soñar con un mundo mejor.

Es muy triste ver cómo los colegios e institutos tratan el arte como si fuera una asignatura de relleno. "Hora de plástica", dicen, como si fuera un castigo. Y luego nos sorprenderemos de que esos chavales crezcan sin saber apreciar o valorar una pintura o una escultura. Hoy en día nadie sabe muy bien que valor tiene el arte.

Mira, yo no me considero un experto aún. Solo soy un chaval intenta profesionalizarse, que trabaja todos los días para que esto cambie. Un chaval al que le duele ver cómo algo tan valioso se nos escapa entre los dedos; porque el arte no es solo cosa de la élite, ni de museos polvorientos, ni de subastas millonarias. Es esa canción que te eriza la piel, ese grafiti que te hace sonreír camino al trabajo, ese libro que te cambia la vida.

Pero bueno, creo que no todo está perdido, que todavía podemos hacer algo. ¿Qué tal si empezamos por nosotros mismos? Desconecta ese live de Tik Tok por una tarde y ve a una exposición; lleva a tus hijos a un museo en lugar de al centro comercial, habla de arte con tus amigos, aunque te miren raro al principio, planta esa semilla del cambio que algún día va a florecer.

Y si eres profesor, por favor, haz que tus alumnos sientan el arte. No les hables solamente de fechas y estilos, que aunque es necesario para el conocimiento, para muchos es tedioso y aburrido. Mejor háblales de cómo una obra puede hacerte llorar, reír o algo tan importante como poder cambiar tu perspectiva vital. Esta miopía educativa está produciendo generaciones enteras incapaces de apreciar la belleza, interpretar símbolos complejos o pensar de manera crítica y creativa. Si dejamos morir el arte, una parte de nosotros morirá con él, y eso, uf...sería la mayor tragedia de todas.

Esta desconexión con el arte no es un fenómeno aislado, sino el síntoma de una enfermedad social más profunda. Refleja una sociedad que ha perdido la capacidad de detenerse, observar y reflexionar, y en nuestra carrera frenética hacia un futuro incierto, hemos olvidado que el arte es el espejo en el que nos miramos como individuos y como sociedad. El arte nos necesita, ahora más que nunca. Y, aunque no lo sepamos, nosotros lo necesitamos a él.

Mucho. No sabéis cuánto.


Texto por Suso Barciela 

Comentarios

  1. Excelente texto, con el dolor que sientes no estás solo. ¿Me siento identificado? Sí, puedo recoger experiencias paralelas, sentimientos compartidos. Pero no es momento de hablar de mí. Es un texto fresco, emocional y sincero. Además, expones con claridad y acierto un problema sistemático y, perdón, cultural de nuestro tiempo, ¿de nuestro país? Me atrevo a decir que sí porque he vivido en otros países y ese aire tiene otro aroma. Creo que uno de los principales problemas, en cualquier rincón del planeta, es el móvil... Sumar las horas perdidas daría para muchas visitas a museos, exhibiciones, presentaciones, etc... Algo a lo que sumo, lectura. Conozco a pocas personas que, como yo y probablemente tú Suso, leemos un libro cada semana. Como escritor, como artista, me duele como a ti, compañero. ¡Buen trabajo! Necesitamos ser muchos. Muchas gracias por la estupenda contribución. Juan Guerrero Sánchez, escritor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Talking About...Lola Kuoni (EN)

  Today in the "Talking about..." section of the blog www.elespacioaparte.com  we bring you Lola Kuoni, (Münster, 1985) (IG: @lolakuoni) artistic pseudonym derived from Lola's real name, Kühnel, who is a German abstract artist, with a very intuitive work, which is inspired by nature and guided by emotion, organic shapes, and colors. Kühnel graduated in Fine Arts in the subject Mixed Media at the Art and Design Academy ArtEZ in Enschede, located in the Netherlands. In broad strokes, Kuoni's work is a reflection of the ephemeral beauty and transience of nature. If we talk about her creative process, we would have to talk about intuition, the connection of oneself with nature and its representation with a very sensorial parallel world, relative to individual sensitivity. Each stroke and color in her works seems to arise spontaneously and playfully, but they are actually based on an understanding of composition and expressionist technique. In this way, chance is passive

Esto no es una crítica de arte. (Ceci n'est pas une critique d'art.)

  Hoy quiero compartir con ustedes una reflexión que quizás no caiga bien a algunos, y lejos de moralismos y egos, de comentarios de profesionales del sector, los cuales no se preocupan en ver más allá de sus propios ombligos, quiero hacer una sutil invitación a que reflexionemos sobre la realidad de los museos y de la experiencia de los visitantes, especialmente aquellos que no son expertos en historia o arte. Los museos son espacios que ya no son de interés, o al menos como antes (aunque los titulares quieran demostrarnos lo contrario con datos fantasiosos), y es nuestro el deber de cambiar el rumbo de esto cuanto antes. URGENTE. Tengo que decir que al visitar museos, me he sentido alejado de la información expuesta. Los paneles de texto interminables y los objetos mal contextualizados pueden hacer que la visita se vuelva aburrida y poco enriquecedora, por lo que creo firmemente que debemos repensar el concepto tradicional de los museos y adaptarnos a las necesidades y expectativas d

"Escalera" Nacho Eterno en Delimbo Gallery Sevilla

  Ayer la Galería Delimbo estuvo de flamante estreno, y no es para menos, pues presenta la primera solo exhibition en España del artista Nacho Eterno (Girona, 1992). Bajo el título "Escalera" se presenta todo un ideario e iconografía distintiva que logra resonar en un nivel universal. Esta dualidad se presenta de múltiples formas en sus composiciones, entrelazando lo figurativo y lo abstracto en un cautivador ballet visual. Esta muestra contará con un total de 22 pinturas realizadas en diferentes medios, así como 10 esculturas de cerámica, y podrá visitarse hasta el 22 de julio de 2023. Para aquellos que aún no lo conocen, Nacho Eterno (Girona, 1992) es un artista autodidacta que emprendió su travesía en el mundo de la pintura y la cerámica tras una larga trayectoria en el arte callejero y el tatuaje. Hace ya unos años tomó la valiente decisión de abandonar el mundo del tatuaje y la pintura mural, dejando atrás el ajetreo de la ciudad de Barcelona, para perseguir el camino